jueves, 25 de julio de 2013

En qué pienso cuando corro...

Mucha gente me suele hacer este tipo de  preguntas:
-¿En qué piensas cuando corres?
-¿...pero no llevas música?
-¿...y no te aburres saliendo tú solo?
 A las dos últimas siempre respondo con un "no" rotundo. Creo que el verdadero corredor de fondo, debe procurar escuchar a su cuerpo y las sensaciones que éste le transmite y no debe temer a la soledad, al contrario, debe disfrutar de ella. Todo esto, lo analiza perfectamente, el escritor japonés Haruki Murakami en su libro "De qué hablo cuando hablo de correr". Obra muy recomendable para maratonianos y los que algún día pretendenden serlo, (yo la leí días antes de afrontar mi primer maratón) en la que describe sensaciones y pensamientos, desde su propia experiencia como corredor de fondo. Me gustaría destacar una frase de este libro, que se puede aplicar a todos los ámbitos de la vida:
"Superarse a uno mismo o perder, no hay mas opción".
A la primera pregunta, "¿en qué piensas cuando corres?", mi respuesta no es tan rotunda: en todo y en nada en particular, pienso desde las cosas más vanales, hasta las más transcendentales, es una cuestión de estados de ánimo. Mis amigos se ríen mucho cuando les digo que tengo una gran vida interior. Para que os hagáis una idea, voy a intentar plasmar mis pensamientos de un día cualquiera de running en solitario:
 
 
                                                        "En qué pienso cuando corro"
 
 
-...Creo que no he estirado lo suficiente, parezco un abuelo, no tengo más que molestias, "nanana", "lololo", hostias no he puesto el gps...ya... ¡madre mía que calor!...joder, otra vez que me he apretado mucho la zapatilla, es que no aprendo, ¿para dónde tiro hoy?... para la Vega..."nanana", ¿qué leches me dijo Silvia que tenía que comprar?, espera, espera, espera... ¡vaya morenaza!...me encanta el verano, "lololo", "historias de amor, ojos que miran con ilusiooón...." "nanana", mierda, batería baja, y todavía me queda la mitad... ¡huevos y aceite!, me acordé,
uff, no pillo ritmo, estoy asfixiado, aguaaa, aguaaaa, ¡joderrrr, que viene, que viene! ¡corre Paco, corre! ¡putos perros! vaya susto, casi reviento el pulsómetro, que gustito, un poco de sombra, venga que ya sólo quedan cuatro, "lololo", "...pasiones vividas entre los dos...", ¡cagao! no saqué las cerves del congelador, me va a tocar beber agua cuando llegue, "nanana", "...imposibles de olvidaaar...", por fin en casa, vaya paliza....

 
Perdonad por los tacos; es que cuando pienso, digo demasiados...

Un saludo a todos los viciosos del running.