miércoles, 17 de julio de 2013

A falta de fotos y enlaces... buenos son unos MICRORRELATOS

El lunes, al finalizar la primera entrada de "Millas y Birras", os dije que en breve subiría alguna foto y los enlaces de mis crónicas más significativas.
 ¡Pues ya podéis olvidaros de ello hasta Agosto! Es el plazo que me ha dado el del taller de ordenadores cuando se lo he llevado. Tras tres tormentas eléctricas y sus tres cortes de suministro correspondientes, la fuente de alimentación de mi pc ha dicho basta, por lo que no podré tener acceso a esos datos hasta que me lo devuelvan dentro de quince días. El enfado me ha durado lo que he tardado en salir a correr, he vuelto y he dado cuenta de un par de San Miguel casi heladas, mientras estiraba (esta rutina siempre me ayuda a alejarme de las malas vibraciones). Como en un par de semanas no voy a poder "maquear" el blog como tenía previsto, con fotos, enlaces y viejas crónicas, he pensado escribir unos cuantos microrrelatos para habituarme a publicar dos o tres entradas a la semana. ¿Porqué microrrelatos? La idea surge de la afición que tiene Alba, mi hija, a este género literario, debido a que en su colegio hay una profesora de educación infantil, Eva Diago, que es la coautora del libro "No nos cuentes cuentos, cuéntanos microrrelatos": libro lleno de historias que buscan ser completadas y que hacen trabajar la imaginación tanto del que lo lee como del que lo escucha. Totalmente recomendable para los que tenéis peques en casa. 
La temática de estos microrrelatos (los míos, no los de Eva), como no podría ser de otra forma, seguirá unida al mundo del running y la cerveza. Espero que os gusten.

"Un metro por delante"

A pesar de su corta zancada y de no tener la morfología que se supone que debe tener un corredor, nadie ha osado jamás adelantarle en un entrenamiento. Al igual que el que no puede pisar las juntas de las baldosas o tiene algún tipo de fobia, él no soportaba ver a nadie corriendo a su par y mucho menos delante. Hay gente que asegura que cuando corre en solitario, su sombra le persigue a un metro de distancia. 

Para mi amigo Carlos Angel, con cariño. Espero que sigas muchos años corriendo un metro por delante de nosotros.